Información de Contacto

John F. Kennedy 88 | Buenaventura Freites
Santo Domingo 10601, República Dominicana

Dada la gran cantidad de información disponible y muchas veces confusa, es común que ustedes vengan bajo diferentes estados emocionales, preocupados por no saber qué comer, con miedo de comer dada la satanización de tantos alimentos, engañados pensando que bajaran la grasa que tienen años acumulando en 1 mes, mal nutridos por estar llevando una alimentación demasiado restringida, en fin, son pocos quienes llegan con unas analíticas dentro de los rangos normales y sin ninguna deficiencia.

Dentro de los mitos que quizás más afectan, es la satanización de grupos completos de alimentos, hay quienes han decidido no comer carne, pero no están comiendo suficientes proteínas ni suplementándose con vitaminas necesarias como la vitamina B12, hay quienes no comen carbohidratos y llegan con problemas de estreñimiento y el colesterol en las nubes, y también los que comen solo sopas o jugos para desintoxicarse. Hay quienes no comen frutas en la noche y en la mañana no falta el vaso de agua a temperatura ambiente con limón para cortar la grasa, frustrados porque no les está funcionando.

Una alimentación para que sea saludable debe ser variada, suficiente y que supla las necesidades energéticas. Comer todo los días lo mismo no permite que nuestro cuerpo obtenga todos los nutrientes necesarios ya que no hay un alimento completo, por lo que la combinación y la diversidad nos permitirán el aporte a nuestro organismo de todo lo que necesita para mantenerse en excelente funcionamiento.

Las ventajas de comer frutas, por su alto contenido en fibras y vitaminas está por encima de la pregunta de que si engorda o no cuando se ingiere de noche. Siempre y cuando usted no consuma más de las kilocalorías que su cuerpo necesita para funcionar, no tendremos ningún problema. Ciertamente no es tan simple como que siempre debe gastarse más de lo que se consume ya que la calidad de nuestra alimentación es imprescindible.

Es muy común preguntar por la hora de cada comida o la frecuencia de estas. Se supone que un plan de alimentación sea adaptado a su vida, no su vida a un plan de alimentación, por lo que será tan simple como tomar su desayuno al levantarse, no pasar más de 3 horas sin comer para evitar llegar a la próxima comida muertos de hambre y cenar siempre al menos 3 horas antes de dormir para evitar indigestión o trastornos del sueño.  Con respecto a la frecuencia, dependerá de que tanta hambre le da en el día, de su tipo de trabajo, hay quienes pueden hacer 3 comidas al día sin ningún tipo de ansiedad, y hay quienes necesitan realizar hasta 6 para poder controlar el volumen de lo que se come. Al asistir a la consulta de su nutricionista o un nutriólogo, este debe preguntarle sobre sus rutinas diarias y horarios, ya que la idea es que sea factible poder llevar una alimentación que se corresponda con sus necesidades y estilo de vida.

Una dieta restrictiva es una vía para lograr un objetivo: perder grasa, una vez que lleguemos a la meta deseada, comenzamos el proceso de mantenimiento que a veces suele ser un poco más difícil que el de perder peso, pero que se puede lograr siempre y cuando estemos conscientes de diferentes aspectos, uno, es nuestra genética, otro es el medio donde nos desenvolvemos que suele ser obesogenico, y el más importante, el que compete a nuestra responsabilidad con nuestra salud.

El cuerpo tiene la capacidad de desintoxicarse el mismo, para eso tenemos órganos como el hígado, los riñones, etc, por lo que no se permita caer en falsedades de pastillas y jugos milagrosos.

La obesidad y el sobrepeso constituyen una epidemia que cada día va en aumento, sería muy iluso de nuestra parte pensar que el problema es tan simple como comer menos o realizar mas ejercicio, tiene que ver con la publicidad dañina, las faltas de políticas del gobierno para prevenir estas condiciones, la falta de tiempo, el sedentarismo que ocasionan los vehículos y la tecnología, la falta de educación alimentaria en la niñez, tanto en la casa como en la escuela y el un sinnúmero de aspectos socioculturales, por lo que debe hacerse un abordaje multifactorial que no solo haga responsable al individuo.

Primero comencemos por lo que está en nuestro control, informarnos de forma personal y en comunidad, reeducar a nuestros niños y buscar ayuda profesional. Comer debe ser un placer y un medio para garantizar nuestra salud, no un arma, no una amenaza ni un sufrimiento.

¿Te gustó? Compártelo:

Dra. Yoaska Díaz

Médico egresada e la Universidad Central del Este UCE, especializada en Nutriología Clínica en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo INTEC.

Florecer a través del amor propio

¿Qué significa la Salud en nuestras vidas? Más que verme bien, es sentirme bien.