Información de Contacto

John F. Kennedy 88 | Buenaventura Freites
Santo Domingo 10601, República Dominicana

En el año 1850 el filosofo y antropólogo Ludwig Feuerbach escribió la célebre frase “el hombre es lo que come”, y a partir de ese momento se fue permeando en la cultura popular el dicho “somos lo que comemos”. Desde entonces, con el paso de los años y los avances tecnológicos de la medicina, la ciencia ha demostrado que sin duda alguna lo que comemos afecta nuestra salud.

Pero, ¿qué significa tener una alimentación saludable? Según la definición de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), significa elegir una alimentación que aporte todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona necesita para mantenerse sana. Los nutrientes esenciales son: proteínas, hidratos de carbono, lípidos, vitaminas, minerales y agua.

Para mantener el balance en la ingesta de estos nutrientes existen dietas que nos pueden ayudar a alcanzarlo, como la dieta mediterránea que se basa en consumir mayormente alimentos basados en plantas, aunque también incluye pescado, aves, huevos, quesos, y yogurt varias veces a la semana, dándole menos cabida a las carnes y a los dulces. Otra opción es la dieta vegetariana, que no incluye carnes, y sus variantes (semi-vegetariana, flexitariana, pescatariana y vegana), cuyos estudios demuestran que fortalece nuestra salud y aumenta la longevidad mientras disminuye los riegos de desarrollar enfermedades coronarias, alta presión sanguínea y diabetes. Y como lo mejor se deja de último, tenemos mi  favorita, que es la dieta basada en plantas. La dieta basada en plantas no solamente incluye frutas y vegetales, sino también nueces, semillas, aceites, granos, legumbres, tubérculos, y frijoles. Contrario a la creencia popular, la dieta basada en plantas si nos provee de todos los nutrientes necesarios, como proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales para mantener una salud óptima, y también contiene altos niveles de fibras y fitonutrientes.

Si quieres empezar una dieta basada en plantas, aquí te van algunos consejos para que tu transición sea lo más llevadera posible.

·         ¡Come muchos vegetales! Llena la mitad de tu plato con vegetales en el almuerzo y la cena, asegurándote de incluir muchos colores.

·         Cambia tu forma de pensar sobre la carne, e incluye cada vez menores cantidades en tus platos, usándola como guarnición en vez de hacerla el ingrediente principal.

·         Elije grasas buenas como las que vienen del aceite de oliva, aceitunas, nueces y mantequillas de nueces, semillas y aguacates.

·         Puedes cocinar un plato vegetariano al menos una vez por semana, y este puede contener frijoles, granos enteros y vegetales, como la famosa ensalada de granos que tanto disfruto.

·         Enfócate en los verdes y prueba diferentes variedades de coles, como las acelgas, el kale y la espinaca, haciéndolas al vapor, a la parrilla o salteados.

·         Cambia la ingesta de azúcar en el postre y sustitúyela por frutas frescas.

Ya que sabes lo que es una alimentación saludable, ahora veamos cómo podemos hacer que la misma sea sostenible. Cuando hablamos de sostenibilidad en la alimentación nos referimos a consumir alimentos causando el menor impacto negativo posible a nuestro medio ambiente. Para llevar esto a cabo, es de suma importancia tener pendiente algunas cosas al momento de comprar nuestros alimentos.

·         Trata siempre de comprar en establecimientos cercanos a ti, productos locales y de temporada, apoyando así a la producción local y disminuyendo tu huella de carbono, ya que este producto no tuvo que viajar una larga distancia para llegar a tus manos, mientras que al mismo tiempo contribuyes positivamente al desarrollo de tu comunidad.

·         Que tus alimentos sean orgánicos, porque los alimentos que se producen con fertilizantes, herbicidas y pesticidas químicos perjudican la salud del suelo donde fueron producidos.

·         Llevar una alimentación basada mayormente en productos de origen vegetal como frutas, verduras, cereales enteros, vegetales, tubérculos, frutos secos y legumbres, puesto que la producción de alimentos de origen animal tiene un gran impacto medioambiental negativo, aportando más del 50% de las emisiones de efecto invernadero.

·         Planifica tu compra semanal y evita comprar productos que luego tengas que desechar por falta de organización.

·         Siempre que vayas a hacer tu compra lleva contigo fundas reusables o de tela, evitando a toda costa las fundas plásticas de un solo uso que terminan en los océanos contaminando el medio ambiente y poniendo en peligro la vida salvaje.

·         Si tienes que comprar productos envasados, asegúrate que la compañía detrás del mismo este comprometida con ayudar al medio ambiente y lleve a cabo prácticas sostenibles.

·         En vez de tirar a la basura todo lo que no se consume de los alimentos, como ciertas cáscaras, residuos vegetales, hierbas, vegetales, deposítalos en un recipiente aparte para producir tu propio abono orgánico o composta.

·         Haz el esfuerzo siempre que puedas de cocinar tus propias comidas, evitando tener que trasladarte a otro sitio para alimentarte.

·         Y por último, utiliza tu poder de compra con las decisiones que tomas al elegir un producto, pues si exiges productos que son elaborados con prácticas sostenibles y éticas, le estás dejando saber a los establecimientos que te preocupas por el medio ambiente, y tendrán que adaptarse a las demandas del mercado.

Estas son solo algunos de los muchos consejos para llevar una alimentación saludable y sostenible. No olvides que nuestro cuerpo es nuestro templo y a medida que mejor lo alimentemos y más lo cuidemos, mayor calidad de vida tendremos. Por igual, tampoco olvides cuidar de nuestro planeta, que solo tenemos uno.

¿Te gustó? Compártelo:

Osvaldo Nadal

Ingeniero industrial, CEO de Wellnerize, viajero, aventurero, aprendiz y practicante de bienestar en busca de ayudar a otras personas a vivir mejor.

Respirar, ¿seguro lo haces bien?

Trucos para tener dulces sueños